En MDT 140, que actualmente está en los puestos de diarios y revistas, Oscar Belondi habló de su nuevo disco.
-Le fuiste sumando a La Repandilla muchos instrumentos y eso le da una riqueza enorme a los temas.
-Hay que aprovecharlos a esos instrumentos. Los caños, por ejemplo, te dan alternativas. Lo usan para todo. Lo usan desde las bandas mexicanas hasta Los Guns and Roses; lo usan en salsa, en son, en merengue, en cumbia… Te dan agresividad como dulzura. Está bueno. Lo tratamos de adaptar a cada canción, a cada movimiento y a cada melodía. También, es bueno tener la suerte de trabajar con grandes músicos y personas que ejecuten bien el instrumento, que tengan gusto y que entiendan el mensaje que uno tiene en el momento de escribir, de producir o de recopilar y hacerle la adaptación a una canción.
-Terminaste un disco que va a salir según las situaciones actuales. No es una placa que irá a una disquería.
-La idea, básicamente, es que volquemos las canciones nuestras por donde sea. Hoy no me interesa una compañía discográfica porque de repente es tiempo perdido. No hay una firma seria, al nivel de representación mundial o distribución mundial o con un trato distinto de inversión para algún tipo de artista. No lo hay. Por ahí será mejor ir metiéndonos en el caminito éste de la nueva generación. Tener un disco físico, pero básicamente para complacer y regalar a los clientes, entregar a las radios para que lo tengan, porque en definitiva no todo el mundo se maneja con internet. Los temas, luego, lo van a escuchar por Spotify o lo bajarán de YouTube. Y vamos a ir tema por tema, no tirar un disco y prenderlo fuego. Presentar dos temas y posicionarlo, dos temas y posicionarlo, y vamos oxigenando a la banda y dando el tiempo necesario para la difusión y posicionamiento de la canción para que no pase desapercibida. Y cada creación debe tener su trato especial.

Artículos Relacionados