Claudio Benítez dice que siempre recordará con cariño el 2015.

-Por un lado, porque pasé un gran año laboral. Y por el otro, porque acabo de casarme con Daiana, mi compañera desde hace cuatro años. Concretamos por civil y por iglesia una relación hermosa. Ella es mi guía personal y laboral. Además de una excelente esposa, es mi representante y manager. Arma mi agenda de trabajo y supervisa todo lo que tiene que ver con Onda Sabanera. Es una capa total, pese a su juventud.
*La nota completa, en la edición 105.