ES CANTANTE Y TAMBIÉN ACTOR (TRABAJÓ EN MUCHAS SERIES Y PELÍCULAS EN EL PAÍS); UN BRASILEÑO QUE SE ANIMÓ A GRABAR CUARTETO

Multifacético, extrovertido, trabajador, cantante y actor. Así se podría definir a este artista de todos los caminos que es Cau Bornes, brasileño del sur (“Gaucho”) y, como dice siempre, argentino por adopción.

Por su cuerpo corre sangre de artista, porque su abuelo fue músico, lo mismo que su padre, en tanto que su madre fue actriz. Ya a los 8 años cantó por primera vez en radio. Y no paró más.

Hace 20 años llegó a La Argentina y es, desde entonces, su segunda patria. No sólo es cantante y grabó discos. También incursionó en miniseries, películas y en programas muy mediáticos de la televisión. Además, estuvo casado con una cantante famosa del país.

La novedad es que Cau grabó cuarteto, una idea que él le pareció muy loca y que hoy lo tiene muy feliz. Se le ocurrió a su productor, Badi Marcucci, que es también su amigo de la vida.

Cau es puro optimismo. De sus palabras se desprenden imágenes bonitas. Ama la música, por sobre todas las cosas. Habla con amor de su pasado, se entusiasma con el presente y vibra por lo que le depara el futuro. Este es un resumen de su larga charla con MDT:

-Mi carrera empieza a los 8 años cantando en un programa radial. Soy del sur de Brasil, de  Santo Angelo. Ya mi abuelo era músico, mi papá también tenía orquesta y mi mamá era actriz de radio teatro. A los ocho años canté por primera vez  en radio. A los 14 empecé a cantar una  orquesta. Como mi padre, cantaba bossa nova, en ese momento la música más rica del mundo. Hacía los temas de Vinicius de Moraes, de Jobim…qué maravilla.  

-Pero no sólo interpretaba bossa nova. La vida me fue llevando hacia todos lados. Cantaba en bares, en ferias, en barcos. Aprendí cha cha chá, tango,  chacarera y muchos otros ritmos. Soy del sur de Brasil, así que también me llegaban todos los sonidos del sur de América.

-Y mira lo que son las cosas de la vida. Ahora estoy cantando cuarteto con la dirección de Badi, que es mi productor y mi amigo del alma. Estoy muy agradecido a él porque descubrí una faceta que no conocía. Cuando me lo dijo, contesté que estaba mal de la cabeza. Después me fue convenciendo y grabamos. Igual estaba  asustado por lo que dijeran los entendidos. Él me contestó que hay monumentos a políticos, a militares, a Maradona, a Pelé y a Messi, pero que no hay ninguno para los críticos. Y tiene razón. Probamos con los temas y ahora estamos terminando el disco.

(CONTINUARÁ)