El género santafesino lo tiene entre sus máximos intérpretes

En MDT 144, Uriel Lozano habló sobre el presente, repasó rápidamente el pasado y también adelantó lo que va a traer su futuro inmediato. Esta es una parte de la nota publicada en la última edición de nuestra revista.

-El 2018 fue muy bueno y este año también se van dando cosas muy lindas –le contó a MDT-. Ahora estoy empezando a trabajar con la oficina de Ricardo Casquero, una persona a la que quiero y valoro mucho. El fue mi primer representante. Cuando arranqué con el Grupo Trinidad, él estaba con nosotros.

Uriel recuerda aquellos inicios. Tenía 17 años, cantaba en una banda de barrio llamada “Swing” y repartía diarios para el puesto familiar, que había iniciado su bisabuelo y que en ese momento dirigía su madre.

En pocos días debutó en Curuzú Cuatiá, Corrientes, y si bien no le fue bien esa noche (“la gente esperaba a Leo Mattioli”, recuerda), los hermanos Álvarez lo confirmaron en Trinidad.

Uriel recuerda los primeros éxitos de él con Trinidad: “Pechos calientes” y “Mi cuerpo la extraña”.

-Ahí empezó todo. En cada disco que sacaba había cinco o seis temas que pegaban y la gente empezó a nombrarme. Hacíamos mucha tele, me conocían, y llegó un momento de la vida, después de seis años con el grupo, en la que decidí hacerme solista. Ya van 14 años de eso.

-Venis de un buen año. Vas por más.

-Sí, totalmente. El año pasado saqué un nuevo disco y anduvo muy bien. Recorrí gran parte del país, hice teatros en distintas ciudades y también en Buenos Aires. Ya el disco anterior había gustado, con un tema que se titula “Me enamoré de mi amante”.  Con este último ya habíamos cambiado, porque agregué trompeta, trombón, saxo… Lo fusionamos bien, romántico con más “power”. Ahora estamos grabando lo nuevo, que incluye un enganchado del Grupo Cali (de la época con Sergio Torres), un enganchado de Trinidad (cuando cantaba yo) y seis temas nuevos. Eso ya está terminado. Todavía no tiene nombre, pero en junio vamos a presentar cuatro adelantos, con meses intensos en Pasión de Sábado y en otros programas de televisión. Para el 22 de junio vamos a hacer algo, por mi cumpleaños. Ya nos estamos volviendo grandes…mejor dicho, sabios, jaja. La idea es organizar algo en Rosario, donde estoy viviendo desde hace un tiempo; que sea en un lugar grande para reunirme con amigos, con gente que no puede pagar una entrada y con otros que siempre están. Un encuentro sencillo, distendido, para charlar y pasarla bien sin que el tiempo nos corra. Si lo hiciera en un teatro, sería ir a trabajar. Y no es lo que quiero. Ese día quiero pasarla entre amigos.