El cantante, fallecido repentinamente el 18 de mayo, llevó al género a todos los rincones del país

Los del Fuego ya están en la historia grande de la movida tropical. Y Juan Carlos “Banana” Mascheroni, creador y cantante de la banda, quedará como uno de los referentes. Porque fue pionero y porque en su momento de esplendor llevó a la cumbia santafesina, estilo guitarra, a recorrer el país.

Los músicos y cantantes se sorprendieron con su muerte en la madrugada del sábado 18 de mayo y rápidamente reaccionaron con estupor y profundo dolor.

Y durante el día (y los siguientes) dejaron sus condolencias para la familia y su recuerdo para un cantante que tenía mucha empatía con los jóvenes.

“Banana” fue velado desde el domingo 19 a la madrugada, hasta las 11,  en una sala mortuoria privada de la localidad de Santo Tomé, en la provincia de Santa Fe.

El vocalista falleció el sábado 18 a la madrugada en el hospital Fiorito de la ciudad bonaerense de Avellaneda, luego de sufrir un infarto en un show privado muy cerca del nosocomio. Un video casero (de uno de los tantos que filmaban esa noche en la fiesta) se viralizó rápidamente. Se ve el momento preciso en que el cantante se desploma inconsciente.

La familia decidió que sus restos fueras trasladados e inhumados en su ciudad natal, Santo Tomé, vecina a la capital provincial. El cortejo llegó en la madrugada del domingo 19 y el traslado al cementerio local fue con gran cantidad de gente que luego lo despidió con aplausos. Previamente pasó por los barrios que supo transitar con sus sueños de músico. Ilusiones que, en la madurez, logró transformar en realidad con una carrera exitosa.

Muchos de sus amigos viajaron desde Buenos Aires para despedirlo.

La muerte de “Banana” conmovió a la movida tropical argentina y especialmente a los seguidores de la cumbia santafesina.

En Santa Fe, especialmente lo querían mucho los hinchas de Unión, club del cual era fanático. La música de Los del Fuego sonaba en el estadio “tatengue” por los altavoces cada vez que jugaba el equipo.

El sábado 18, Unión despidió a su famoso hincha con un video muy emotivo, en el que se ve al cantante participando de unos festejos del club.

Igualmente, la música de Los del Fuego es parte de las canciones de varias hinchadas del país y, con ellas, Mascheroni seguirá en el recuerdo de la gente.

 “Banana”arrancó a lo grande, como cantante de Los del Bohío, la banda de Juan Carlos Denis que inventó la cumbia santafesina estilo guitarra. Fue en 1982. Dejó el grupo dos años después, tras grabar dos discos, y formó la propia, a la que bautizó Los del Fuego.

Los pioneros del género, aquellos que lo conocían de esa época, recuerdan que él fue siempre el mismo: extrovertido, entrador y amiguero.

Con Los del Fuego pasó por todas las etapas. Durante años luchó con su grupo por imponer un estilo y fue sufriendo distintas separaciones. En Santa Fe logró reconocimiento, pero no tanto como el que obtendría en los 2000 en Buenos Aires, cuando inclusive se convirtió en cantante de culto para jóvenes de clase media.

Ni siquiera sus problemas de salud  lo alejaron mucho tiempo de la música. Parecía estar bien. Por eso la sorpresa de sus seguidores al conocer la noticia de su muerte.

 Ya estaba prácticamente radicado en Buenos Aires, de donde salía todos los fines de semana para los shows en todo el país, pero nunca pasaba mucho tiempo sin volver a Santa Fe, donde estaban parte de su familia y la mayoría de sus amigos.

En Buenos Aires siempre estuvo muy vinculado a la hinchada de Racing y de Arsenal (uno de sus nietos juega en las inferiores de este club).

Grabó más de 30 discos y tuvo participación en otros de colegas y amigos. Quedará para siempre como un emblema de la cumbia santafesina, estilo guitarra, junto a frases que popularizó: “Pico y pala” y “fantasma”, latiguillos que utilizaba en sus discos y en los shows.

Fueron las palabras que recordaron sus colegas y los fans para despedirlo.