Llegar a la avenida Corrientes, un martes o miércoles, suele ser molesto para quienes no viven en la Ciudad de Buenos Aires, más que nada por el tráfico, los piquetes o las calles cortadas por arreglos. Por eso muchos lo evitan.

Pero cuando estás allí, a veces se da esto de encontrarse con amigos, por ahí con alguno que hace rato no ves, y entonces todo se pone lindo. Les pasó, dos años atrás, a Beto Godoy, Alan Sabini, Daniel Quevedo, Luis Salas, Oscar Belondi y Osi García.

Estuvieron un rato largo en la esquina de Corrientes y Rodríguez Peña, charlando casi a los gritos, a pura risa por algunas anécdotas. Hoy, en esta larguísima cuarentena, estos encuentros se extrañan mucho.