EL PAÍS ESTÁ EN UNA MEZCLA DE TRISTEZA Y NOSTALGIA POR LA MUERTE DEL ÍDOLO FUTBOLÍSTICO

¿Es una exageración decir que el mundo llora a Diego Armando Maradona, ese enorme futbolista de fama planetaria?

Tal vez no, si se observan las repercusiones que tuvo inmediatamente la noticia de su muerte, a los 60 años.

Ni que hablar de Nápoli, la ciudad que él conquistó con fútbol y bravura, la dosis exacta de una cosa y otra que llevó al club napolitano a pelear cuerpo a cuerpo con los grandes del campeonato, en una síntesis de las viejas diferencias entre el norte italiano rico y el sur extremadamente pobre.

El representó a la pobreza desafiando al rico. Una síntesis de su vida. Así se convirtió en el Ché Guevara del fútbol. Y alcanzó iguales ribetes de idolatría en los seguidores de la izquierda mundial, lo misma que su compatriota de la boina revolucionaria.

Por eso, no sólo el ambiente del fútbol se conmovió y comenzó a enviar muestras de pesar por la noticia.

También personalidades de la política, entre otros sectores, expresaron su dolor por la desaparición física del controvertido futbolista que trascendió el deporte y se convirtió en una figura pública de fama mundial.

Argentina está conmovida totalmente por la muerte del ídolo. En la ciudad de Buenos Aires, los carteles de tránsito le agradecieron por todo lo que le brindó al país con sus piernas y su pasión por la celeste y blanca.

El gobierno nacional decretó tres días de duelo y el velatorio de Diego (al nombrarlo así, sin el apellido, ya todos saben en el país de quién se está hablando) se hará en la mismísima Casa Rosada, la sede administrativa del país.

Se calcula que al menos un millón de personas participarán en las exequias, lo que también genera preocupación porque el país y el mundo siguen afectados por la pandemia.

Aún quienes lo criticaron en los últimos años por su vida privada hoy están tristes con su partida.

Y quienes lo idolatran repiten una frase que se hizo viral: “No me importa lo que hizo con su vida. Me importa lo que hizo con la mía”.

Todos le agradecen su genio futbolístico. Al que muchos definen como el más grande futbolista de la historia.

Lionel Messi, a quien otros ven en ese sitial, expresó su dolor como argentino. En sus redes sociales, con dos fotos de ambos, escribió:

“Un día muy triste para todos los argentinos y para el fútbol. Nos deja, pero no se va, porque el Diego es eterno.

Me quedo con todos los momentos lindos vividos con él y quería aprovechar para enviarle el pésame a toda su familia y amigos. QEPD”.

El mundo de la música también llora a Maradona, por supuesto, y todas las figuras escribieron una despedida en sus redes sociales.

Y se multiplican las fotos con él, porque nunca le dijo que no a ningún pedido y porque fue un amante del baile y de la música.

Diego estuvo en todos lados, compartió momentos con millones y contagió alegrías y emociones en las canchas y en cualquier ámbito donde se moviera.

Hoy se despidió de este mundo y se convirtió en leyenda.