Antonio Ríos se da todos los gustos. Ya lleva grabados 34 discos y en breve presentará el número 35, que será totalmente de cuarteto. Se lo confirmó a MDT en una nota que publicamos en la edición 142 (lo encontrás actualmente en los puestos de diarios y revistas).
-¿Nunca grabaste cuarteto en los anteriores?- le preguntamos.
-Sí, pero no todo de cuarteto. Y lo que hice fue en un estilo más merengueado.
-¿Esta vez, será al estilo tradicional?
-En realidad, al estilo Antonio Ríos.
-¿Son temas conocidos, clásicos del cuarteto?
-No, la mayoría son inéditos, de mi autoría y algunos compartidos con otros autores. Los únicos conocidos son “Amigos”, de Roberto Carlos, y “Deja de llorar”, de Manolo Galván.
-¿Qué te decidió a grabar cuarteto?
-Voy muy seguido a Córdoba, y allí siempre me alentaban a que lo haga. Además, yo trabajo mucho en otras provincias que también consumen ese género, como Mendoza, Catamarca, La Rioja, San Luis…Por otra parte, hago muchos eventos grandes, con shows de una hora y media a dos, y es necesario tener un buen repertorio. Por ejemplo, hago chamamé también arriba del escenario y tengo grabados dos discos de ese ritmo, que adoro.
-Sos litoraleño…
-Sí, y me tira el chamamé. Uno de los discos contiene algunos temas inéditos, pero otro es un homenaje a los grandes ídolos que yo tengo, que son todos los grandes del género, como don Tránsito Cocomarola, Antonio Tarragó Ros, Los Hermanos Barrios y tantos otros. Yo soy un apasionado de la música en general. Por eso grabé boleros, tengo otro de mariachis y también grabé uno de bachata, que posiblemente lo saque este año.
-¿Cómo hacés para grabar seguido, con tantas giras permanentes?
-Siempre me hago un tiempo. Vengo de un viaje, me queda un día libre y ya llamo a algunos muchachos para preparar unos temas. Y los voy guardando. La música es mi vida. Así que estoy siempre pensando en mi show, en sacar nuevos temas y en sumarle cositas al espectáculo.
En MDT 142 también publicamos esta foto en la que Antonio está con sus hijos Diego y Noelia, bailarina de su banda, lo mismo que Meli, quien los acompaña. Milagros y Salomé, otras de sus hijas, también bailan con él sobre el escenario, sólo que la primera lo hace ocasionalmente porque es deportista (compite en atletismo).