Una carrera en constante crecimiento

Desde chica supo que lo suyo sería cantar.

Era un sentimiento que bailaba en su cuerpo cuando vivía con toda su familia en Tandil, en el oeste montañoso de la provincia de Buenos Aires.

Y eso que latía en el alma de Ángela Leiva se fue haciendo más fuerte a medida que crecía, ya en el conurbano sur del Gran Buenos Aires.

La música era lo único que la hacía perder la timidez. Era una pasión. Cuando cantaba, “Angie” (como la conocían) se transformaba. Su voz potente y su talento la hacían brillar. Al principio, los suyo eran las baladas y el pop. Luego, llegó la cumbia.  Por esa época (la adolescencia) formó una banda con otros chicos amantes de la música y la bautizaron “Angie y Los Fieles”. Estudiaba y trabajaba, pero lo que más la entusiasmaban eran los shows del grupo en cumpleaños, peñas y festivales barriales.

Ni siquiera se amilanó cuando la banda se disolvió. Siguió esperando el momento.

Un día, por la radio, supo de un concurso buscador de  talentos. Y allá fue, en busca de su destino.

Ángela Leiva es la nota de tapa de MDT 144. Con ella se recuerda todo lo que vivió en estos 10 años a partir de su consagración en Pasión Canta, primera edición. Después de ganar el primer concurso del programa televisivo de América TV, Ángela vivió grandes momentos.

Y sigue creciendo.