EL CANTANTE CORDOBÉS CERRÓ UNA ASIGNATURA PENDIENTE

“Gracias papá y mamá. Nunca me lo recriminaron, pero yo sé que se los debía. Gracias Dios mío por permitirme cumplir con ellos y conmigo mismo. También me lo debía a mí”, escribió Ale Ceberio en sus redes sociales como epígrafe de unas fotos y de una historia que presentó al público en general.

El popular artista cordobés, conocido en todo el país, reveló una historia de vida muy especial.

“En 1986 terminé de cursar el secundario, me quedaron dos materias, que nunca rendí porque meses después debutaba en Chébere y mi vida cambiaba para siempre”, recordó el cantante.

“36 años después decidí cerrar esa etapa y pagar esa deuda a mis padres. Ayer fue un día feliz. Volví a ponerme el uniforme del colegio y me recibí de técnico. Soy Maestro Mayor de Obra del glorioso ENET N2, Ingeniero Cassaffousth”, añadió Ale, en referencia a una institución de enorme prestigio de la Ciudad de Córdoba.

En el video que Ceberio subió a sus redes se aprecia la sorpresa y la emoción de sus familiares cuando él les comunicó la noticia.

Un ejemplo de vida del artista.

/