EL EMPRESARIO MUSICAL, PIONERO DE LA MOVIDA TROPICAL, FALLECIÓ A LOS 66 AÑOS

Una triste noticia.
Se fue un gran pionero, un luchador, un hombre que hizo mucho por la cultura popular y que, sobre todo, fue una gran persona.
Pichi Aguilera hizo bailar a generaciones con su CCP Moreno, en el oeste del conurbano bonaerense, y con cada emprendimiento (radio, festivales, proyectos varios que a veces avanzaron y muchas veces no) tuvo como norte la música popular, los artistas y el cariño absoluto por la gente.

Falleció a los 66 años, víctima de un cáncer al que enfrentó con la misma garra que le puso a todas las cosas en su vida.
Fue un tipo querible, amiguero, generoso, sensible, respetuoso.
Pichi formó parte de esa generación de luchadores que soñaba con imponer géneros musicales que muchos despreciaban, insultaban, ninguneaban y esquivaban.
Hoy quizás no se comprenda esto porque el amplio mundo de la música tropical y cuartetera cubre todos los sectores y domina entre los jóvenes. Pero antes no era asi. Y de eso saben mucho los de 40 años para arriba.
El formó parte de ese grupo de empresarios que apostó por la música popular y al que algunos no reconocen, es cierto, pero muchos otros sí.
Valoraba a los que triunfaban y los quería en su baile y dando notas en su radio.
Y también escuchaba (y apostaba) por aquellos que le acercaban un tema recién grabado o le contaban de lo que estaban trabajando con tanto empeño.
El trabajo, el empuje y los sueños de Pichi Aguilera (como de los otros pioneros) no fueron en vano. Es uno de los gestores de esto tan lindo y tan grande que pasa con la música popular.
Se lo reconocieron en vida con muchos premios y distinciones. Y se lo valoraron, hasta el final, quienes lo veían en su querido CCP y le gritaban palabras de aliento.
Hasta siempre, Pichi Aguilera. Y gracias enormes por todo.