La nota se publicó en el número 133 de la revista, en junio 2018.

Este es el texto completo:

 

 

Viru Kumbieron, antes y después de “No te creas tan importante”

 

El video de “No te creas tan importante” ya tiene casi 40 millones de visualizaciones en YouTube y sigue aumentando. Gastón y Johana, del grupo Viru Kumbieron, cuentan que les cambió la vida, que les llegan mensajes desde distintos lugares del mundo, que los ayudó con los shows y que les desató la “tormenta perfecta” de popularidad.

El grupo ya venía creciendo. Al poco tiempo de presentar su primera versión de “No te creas tan importante” (el original es del mexicano El Bebeto), en la zona norte del Gran Buenos Aires el tema se hizo popular enseguida y a lo largo de los meses sumó millones de visitas en You Tube, pero nada que ver con lo obtenido luego, cuando Pablo Lescano les ofreció tocarlo en vivo con Damas Gratis y filmar un video.

Pero esa es sola una parte de la historia. Porque Viru Kumbieron no es un tema nada más. Es un estilo, hay otras canciones muy fuertes y hay mucho sentimiento.

¿El éxito de hoy tendrá que ver con los sufrimientos de ayer? Es lo que se preguntan todos cuando conocen el drama de la pareja, siempre vinculados a la música, que le dieron forma al grupo recién cuando murió el primer hijo que estaban esperando.

La música fue la lucecita que los sacó de las penumbras. Fue el camino (no conocía otro) que tomó Gastón para llevar a Johana hacia la vida nuevamente porque comprendió que tanta pena la estaba matando también a ella.

Johana tiene hoy 23 años y Gastón, 20 más. A él le dicen Viru (por Virulana, apodo de su época de pelos ensortijados). Y cuando le propuso formar un grupo a su señora se le ocurrió agregar Kumbieron porque es el género que ama desde siempre.

 

La historia de Viru

-En el  94 arranqué con mi primera banda, que se llamaba Huracanado. Toco percusión y siempre fui animador. En el 95 me fui a Córdoba porque me ofrecieron formar parte de Destapados, que andaba muy bien. Pero sólo estuve medio año. Volví a Huracanado. Ahí grabamos nuestro primer disco de cuarteto, y después uno de cumbia, que incluyó “La cumbia del garrote”, que resultó un gran éxito aquí, en México, en Estados Unidos y también en otros países de América. Tanto que  me fui a vivir a México, donde estuve casi 10 años y volví sólo cuando se enfermó mi mamá. Quise cuidarla y ayudarla a que le diera pelea a la enfermedad. Lo hizo durante cuatro años.

-Seguí en la música con todos los grupos que venían de México: Aarón y su Grupo Ilusión, Moy Camacho, Sonora Dinamita. Hicimos Sonora Gigante con Carla Ameri. Pero siempre tuve en la cabeza la idea de armar mi propia banda. En el 2013 nos conocemos con Yohana. Ella estaba en el Grupo Aroma, de México, y yo estaba como músico en La Sonora Dinamita. Fuimos novios. Y a los pocos meses comienza una historia triste, que hoy estamos superando día a día. Ella queda embarazada y en el octavo mes el bebé falleció. Nosotros lo vimos nacer a Junior, lo tuvimos en brazos 15 minutos cada uno, que es lo que nos dejaban los doctores. Después se lo llevaron y no lo vimos más. Un dolor terrible.

-Yohana entró en un pozo depresivo. Todas las noches se encerraba y lloraba. Era doloroso verla así. Yo tenía que salir a trabajar, continuar con mis cosas, pero no podía descuidarla porque estaba realmente desolada, destruida.

-Era el primer bebé entre nosotros. Ella ya tiene una nena de 7, yo tengo un varón en México de 17 y una nena de 15 acá. Pero de los dos, era el primero. La veía muy mal y al principio no podía decirle nada, pero de a poco lo hice y la terminé convenciendo que la ayuda podía estar en la música, porque yo sé que el cariño de la gente, un abrazo y un aliento, pueden ser una caricia al alma.

 

La historia de Johana

 

-Soy peruana, en diciembre cumplo cinco años viviendo en el país. Soy de Chancay, un pueblo que está a dos horas de Lima. Vine cuando era adolescente. En Perú fui criada por la familia de mi papá y acá me vine a vivir con la familia de mi mamá. Era muy rebelde. Me ven y deducen que soy medio loca por las cosas que me hago en el pelo, por mi vestimenta. Siempre fui así y voy a seguir así. Yo soy yo. Me gusta que se note mi personalidad.

-Amo la música. Canto desde los cinco años. En el colegio actuaba y cantaba. En los recreos hacía mis shows. Soñar no cuesta nada, pero jamás me imaginé que me fueran a pasar estas cosas que estoy viviendo hoy día.

-Acá vivía en Virreyes, San Fernando, y cuando conocí a Viru me vine a Grand Bourg. Tengo 23 años. Gastón me lleva 20 años, como la canción de José José, “40 y 20”. Dicen que la vida es una canción. Esa es la nuestra.

-Acá empecé en el grupo Aroma. Cuando me lo ofrecieron me dio mucha vergüenza porque no tengo la tonada de los argentinos, conservo mi acento peruano. Por eso dudé en sumarme al grupo. Al final lo hice y eso me ayudó, fue mi tren para estar acá. Yo no soy del palo de la cumbia. En Perú hacía otros géneros. Soy fanática de Marco Antonio Solís, de José Luis Perales. La música de Perales me llena de mucha paz. Lo mismo que la de Marco Antonio. Lo que me encanta de él es que canta en vivo lo mismo que en el disco. Lo mismo que el señor de Los Palmeras. Me criaron con música criolla peruana, valses y otros ritmos de mi país. Y nunca me imaginé que crecería haciendo cumbia, sino pop o balada. Pero me tocó hacer esto y cada vez que subo a un escenario me olvido de todo. Uno se llena de emociones. Y eso creo que a la gente le gusta mucho.

-La muerte de Junior, mi hijo, fue lo más doloroso que me pasó en la vida. Antes yo creía en Dios y nada más. Pero me pasaron cosas que me hicieron aferrarme a la Virgen de Guadalupe, que me tatué en la espalda. Jamás me imaginé que se me iba a morir mi hijo, y menos el vía crucis que viví. Me fui  a internar, estuve seis horas en una cama, me indujeron al parto. Nuestro bebé murió, tuve un trauma, estuve muy mal, sufrí mucho y le hice daño a mi familia.

– Me eché toda la culpa por la muerte de nuestro hijo. Sentía que todo había sido por mí. Me preguntaba qué había hecho mal. Creía que mi rebeldía se estaba pagando y que la vida me castigó de esa manera. Me volví egoísta, ya no atendía a mi hija ni a nadie. Me encerraba y lloraba. Todavía no sé cómo salí. Seguramente por el amor de mi familia, porque nunca fui a un sicólogo. Y después me ayudó la música, esto que nos pasó con Viru Kumbieron.

 

El video con Pablo Lescano

 

(Gastón)- Ella aceptó grabar un disco, pero me exigió que yo también cantara. Pero no podía hacerlo cuando yo estaba en el estudio. Así que grabábamos: uno ella y uno yo. Cuando podíamos, porque no teníamos plata. Así fue nuestro disco, uno y uno. Hasta que los temas empezaron a gustar. Llegó el momento en el que hicimos uno para Junior, nuestro angelito, y la gente cada vez la quería más. Grabamos “No te creas tan importante”, se empezó a escuchar y escuchar. Hasta que llegó Pablo Lescano. Cuando él nos llama, el video ya tenía cuatro millones de visitas.

(Johana)- Cuando grabo,  Viru no está en el estudio porque no me puedo concentrar. Y grabar el tema para Junior fue un suplicio para mí. El  chico del estudio me dijo en un momento que así no podía seguir.

(Gastón)-Sí, el técnico de grabación salía y me decía que ella no lo iba a poder hacer, que paraba y se ponía a llorar. Por eso el tema tiene tanto sentimiento. El título es “Para respirar” y en Puebla, México, está como número uno. Muchas personas que perdieron a un ser querido se sienten identificados. Después grabamos “No creas tan importante”, que nos recomendó Luchi DJ. Él me dijo que a Yohanna le iba a quedar muy bien. Ya habíamos escuchado el tema en otros grupos, pero apostamos a la voz de Johana y a nuestra música. Creo que la diferencia está en el estilo.

(Johana) – Yo no lo conocía a Pablo. Mis amigas, esposas de los músicos, lo aman a Pablo. Yo sólo escuchaba un tema y lo que me generaba era asombro, porque me parecía increíble la letra. Esa parte que dice: “mirá como está la vagancia en este baile/ todos re mamados con las manos en el aire…”. Yo me decía: ¿De qué habla esta canción? Una vez Lo cruzamos en Pinar de Rocha, le habla a Viru y después él me cuenta que le dijo que yo cantaba bien. Igual, no lo podía creer cuando se contactó con nosotros. Escucha: él es famoso

(Gastón) -Primero me habla un asistente de él y luego Pablo me manda un audio, ofreciendo grabar en vivo “No te creas tan importante”. “Si no lo querés hacer, está todo bien”, me dijo, con humildad. Y le contesté que para nosotros era un orgullo enorme. Nos conocíamos de vista desde la época en que él tocaba en Amar Azul y yo en Huracanado. Pero algunos saludos y nada más. Para la grabación tuvimos dos ensayos. Una un jueves y la segunda, dos días después, antes del show de esa noche en CCP, de Moreno, donde se realizó el video en vivo.

(Johana)- Esa noche fue única porque Pablo y yo tuvimos una conexión increíble, que se puede ver en el video. Me acuerdo que llegué a CCP y estaba medio resfriada. También asustada. Ya los músicos me habían dicho que él es muy humilde y Pablo me lo demostró en todo momento, lo mismo que Romina, su hermana. Esa noche me alentaban, me motivaban, me dieron mucha confianza. Cuando escucho que él empieza a tocar el teclado y que la gente estallaba,  casi me desmayo. Igual, a la hora de salir al escenario me comí los nervios. Le puse mucho sentimiento. Es que me hizo sentir seguridad. Es un placer para una artista  que está empezando desde abajo grabar con Pablo. Me dio lugar, me dio mi espacio. “Yohana,  vos tranquila, hacé lo que mejor sabés hacer, que es cantar”, me dijo. Yo estaba mal de la garganta, pero no se notó en ningún momento. Fue una magia increíble lo que pasó allí. Cada vez que veo el video me emociono. Al grabar no me imaginé que llegaríamos a tanta reproducción. Todos se sorprenden que esté subiendo cada día sube un millón. Es increíble.

(Gastón)- De los cuatro millones de visitas que teníamos, pasamos a los casi 40 millones de estos días. El video se viralizó aquí y en los países limítrofes. Hoy suena en toda América. Nos escriben de Colombia, Ecuador, Venezuela, Guatemala, México, Estados Unidos…de toda América. Y nos dicen que les gusta la canción y como canta Yohana.  Con Pablo seguimos en contacto. Va a ser nuestro productor musical. Nos presentó al presidente de Pelo Músic y firmamos con ellos. Es una compañía de rock. Los únicos grupos de cumbia que tiene son Damas Gratis y Viru Kumbierón. Ahora estamos retocando todo lo que grabamos, lo está haciendo Pablo, para que salga por Pelo Músic. Sólo se había presentado en las redes sociales. Los temas van a estar, junto con “Me vas a extrañar”, que es lo último. Otra cosa linda que nos pasó es que Briant Lanzelotta  nos llamó con toda la humildad del mundo y grabamos un cover que eligió él.

(Johana)- No puedo creer todo esto que nos pasa. Sé que es gracias a mi padre y a Juniors, que nos acompañan desde el cielo, y también a Antonella, una chiquita que se comunicaba conmigo a través del facebook y que hace poco murió de meningitis. Ella decía que amaba a Abel Pintos y a mí, que escucharnos le daba fuerza para enfrentar su enfermedad. Hoy tengo tatuado su nombre junto al de Junior.

(Viru)- Hace un año y dos meses nació Tahigaro Kaleb, nuestro hijo. Es igual a Junior, un calco. Obviamente que el dolor no se supera, el dolor por Junior va a quedar toda la vida. Pero Dios no dio otra oportunidad. Lo mismo que con la música. Viru Kumbieron es lo que soñamos toda la vida y esperamos que dure mucho.

 

 

Artículos Relacionados