Antonio Ríos se recupera satisfactoriamente en el Sanatorio Güemes de Buenos Aires, donde el martes fue operado de cálculos de vejiga, una dolencia de larga data que motivó su internación al regreso de una gira por Mendoza.
“No hay palabras para agradecer la buena onda de todos. Estos días fueron difíciles, pero, gracias a Dios, todo está bien. Papá en unos días estará en casa y pronto en los escenarios, como a él y a ustedes les gusta. Gracias a todos por la buena vibra”, escribió anoche su hijo Diego, también cantante, en las redes sociales (foto).
Antonio está todo el tiempo acompañado por sus familiares, muy bien cuidado por el cuerpo de profesionales del Güemes y atento a todo lo que pasa en el exterior. El sábado pasado, por ejemplo, vio el partido de su querido River (con Belgrano, de Córdoba) acompañado por su representante de siempre, Chacho Franco. Y entre jugada y jugada del equipo de Marcelo Gallardo, delinearon las fechas para su regreso a los escenarios. ¡Todavía no lo habían operado y ya estaba delineando cómo seguirá su carrera!

Artículos Relacionados